Cualquier semejanza con la realidad puede que no sea mera coincidencia

lunes, noviembre 7

Fantasma

Dios donde nunca quise serlo.
Amante en tiempos de guerra.
Enemigo de mi propia alma.
Frases sueltas que revolotean por ahí.
Tus manos que ya no existen.
Olvido que nunca llega.
Presencia que nunca termina.
Héroe y a la vez villano de tu trama.
¿Qué estoy esperando?
Café amargo, café endulzado.
Miel de tus besos, un tanto adictiva.
Fantasma de tus ojos aparece en cada esquina.
Vuelvo a ver y ya no estás.
Locura placentera, locura en fin. 
Musa irreemplazable, maldita.
Plasmados en papel mis deseos de verte.
Mientras el vaso siga lleno, seguiré siendo inmortal.
Mientras no mire a tu cielo, seguiré sin colapsar.

No hay comentarios :

Publicar un comentario